miércoles, 28 de mayo de 2014

Acumular títulos para ¿trabajar?

Hoy es un día de los que intentas retrasar para que no llegue. Sabes que estos días se presentan, pero no son agradables para ti ni para tu alrededor. Para ti por la desmotivación que supone y para tu alrededor por la desilusión que dejas escapar. Llevas tiempo así, pero te levantas con fuerza y piensas “oye, hoy puede ser el día que mis méritos se reconozcan”. Otros días, los más pesimistas, incluso llegas a decir “puede que hoy no, pero seguro que pronto llegará mi oportunidad”. Y así día tras día.

Inventas proyectos, estudias idiomas, te apuntas a los cursos que la rutina te va ofreciendo… Acumulas títulos. Licenciatura de Periodismo, Máster de Profesorado de Secundaria, curso de Formador Ocupacional, cursos de protocolo, organización de eventos, escritura profesional, b1 de inglés, b1 de francés… Toda la preparación que, dicen, servirá para conseguir empleo.

Llega la oportunidad. Después de ser rechazado en miles de ofertas de empleo que has solicitado sin tener siquiera el perfil, llega ese día. Encuentras el trabajo en el que cumples todo lo que solicitan, incluso te sobran títulos que utilizarás en el currículum como plus. Tienes la licenciatura que piden, el curso que apuntan “estaría bien disponerlo” y el título de b1 de francés que solicitan. Pero además, dispones de un máster especializado en la materia del puesto, varios cursos relacionados, otro título de idioma y ganas de trabajar.


Esperas impaciente la respuesta que llega como un jarro de agua fría: “Muchas gracias por enviarnos el currículum. Es absolutamente necesario tener experiencia en el sector en los últimos cinco años. Al menos tres años, así que si no cumples con ese requisito, es imposible pasar al proceso de selección.” Y así es como comienza un día como hoy. De los que piensas en el futuro y ves algo tan negro que no sabes la dirección que escoger. Día en que te topas con la quimera que es imaginarte como alguien normal con un sueldo al mes, con una vivienda en la que ser independiente o salir a tapear sin pedirle a tus padres algo de dinero sin sonrojarte.

martes, 11 de marzo de 2014

Las TIC, armas de doble filo

Si alguien me preguntara cuáles serían los hipotéticos porcentajes para que una clase de secundaria funcionara correctamente yo respondería así: 30% labor del profesor y 70% implicación del alumnado. Hace unos años esto habría sido al revés pero actualmente, es el alumno el que tiene que “llevar la clase”. Para que todo esto funcione y no se quede en lo idílico, la Tecnología de la Información y Comunicación (TIC) son el apoyo perfecto para conducir cualquier clase de ESO, Bachillerato e, incluso, Primaria.

El propio BOE así lo promueve en toda la Educación Secundaria Obligatoria aunque todavía haya cierto sector del profesorado reticente a introducir la tecnología en las aulas. En este aspecto, la renovación docente debe ser básica para la buena práctica de las TIC entre el alumnado, puesto que se está utilizando un arma de doble filo. De nada vale trabajar en clase con las más modernas tecnologías si no sabemos aplicarlas en metodologías y trabajos destinados al aprendizaje de los alumnos. Asimismo, considero que las TIC no deben ser una parte esencial y básica del trabajo en una clase. El uso de las tecnologías es un proceso variable que requiere siempre de un plan B. Se necesita que Internet funcione correctamente, existan los programas adecuados, todo el alumnado parta de los mismos conocimientos y un sinfín de características que dependen de factores externos al profesor y aula. Por esta razón, el docente debe adelantarse a cualquier problema y hacer una doble labor: preparar la clase ideal y algunas “actividades de supervivencia”.

Con todo esto, es fácil augurar una clase donde la implicación del alumnado exista desde el minuto primero hasta el último trabajando con las Tecnologías de la Información y Comunicación. No obstante, la tiza, pizarra, papel y bolígrafo no pueden desaparecer de la base del aprendizaje. El profesorado tiene la responsabilidad de coordinar y entrelazar todas las propuestas metodológicas con los recursos más adecuados a la situación. Pues como he comentado al principio, el profesor conduce y da los medios pero el que trabaja es el alumno.

martes, 22 de octubre de 2013

Abriendo puertas

Hola. Soy Eugenio y soy periodista. Bueno, dicen que no eres nada hasta que no ejerces realmente la profesión, por lo que debo modificar mi presentación a soy “Licenciado en Periodismo”. Aunque en verdad mis meses me he pegado de prácticas en la redacción de un periódico y en el gabinete de prensa de un ayuntamiento para que, ahora, muchos me digan que eso no es experiencia.

Hoy, 22 de octubre de 2013, he empezado oficialmente un máster universitario en el que he compartido clase con otros 199 titulados. ¿La especialidad? Es el Máster de Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato, Formación Profesional y Enseñanza de Idiomas. Sé que estáis pensando que no tiene nada que ver con mi especialidad, pero como comprenderéis mis opciones eran:

1.Echar currículums por doquier engañándome de que me surgiría un trabajillo en el momento menos esperado.
2.Hacer un máster propio de periodismo, irme fuera a estudiarlo  y embargarme de por vida con mis padres y ellos con el banco.
3.Salirme del país con 200 euros ahorrados a trabajar de camarero, aupair o paseador de perros. (Oye, ¿A que todos tenéis un amigo de un amigo que lo ha hecho y le va fenomenal?)
4.Estudiar este máster en mi ciudad (más económico) y abrirme otra puerta.

¡Bravo Eugenio! Me gritan por la calle. ¡Estás loco! Me abuchean “compañeros de profesión”. Me sentía un bicho raro, pero hoy estoy un poco más feliz. En la presentación de los alumnos, he descubierto que actualmente hay Ingenieros de Teleco, Arquitectos y gente con muchos años de experiencia y actualmente en paro que elige este máster para ‘abrirse otra puerta’ como yo.


Por ello estoy feliz. Porque sí, porque he descubierto que no soy el único que utiliza las palabras ‘abrir puertas’ como eufemismo de no tengo trabajo y necesito hacer algo. Además, una profesora nos ha dicho una frase que me ha marcado bastante: “Lo que nos espera no es lo que queremos, es lo que hay”. Con esto deduzco que nos tenemos que conformar con todo lo poco que tenemos, como muy bien he hecho yo. En Jaén no tengo másteres de mi especialidad y me conformo con uno para profesor de lengua. Pero no os preocupéis, que si apruebo las oposiciones y no hay puestos para dar clases de lengua, me conformaré también dando música o cualquier otra asignatura. Si la cuestión es trabajar. 

martes, 8 de octubre de 2013

Consejos para mejorar la comprensión lectora

Las redes sociales están revolucionadas por los resultados del informe PISA que coloca a España en la cola de los países con peor compresión lectora y cálculo matemático. Esto ha dejado petrificado a medio Twitter que está armando una revolución. Yo no creo mucho en las encuestas porque a mí personalmente no me han hecho nunca ninguna. Sin embargo, yo si he hecho encuestas para trabajos en la universidad y conozco lo fácil que es modificar los resultados para que todo encaje. No quiere decir con esto que PISA haya alterado datos, que bastante tiene ya con su torre inclinada.

Para mejorar nuestra puntuación en futuros estudios, os voy a recomendar dos libros que saldrán a la luz en noviembre y harán que se derritan vuestros huesos:

El primer libro se publicará el próximo 26 de noviembre y se llama “El dilema”. El escritor es José Luis Rodríguez Zapatero, no sé si conoceréis a este autor, pero os debe de sonar por estar unos años al frente del gobierno español. Y es que aquí a los políticos les da por escribir biografías, al igual que en América les da por hacerles sus propias series televisivas. En España no. En este país nos gusta divertirnos viendo producciones de la vida de Marisol o la Pantoja, y aburrirnos leyendo historias de políticos, reinas y fracasados. Con estas lecturas tan interesantes entiendo perfectamente los resultados de PISA. Siguiendo por donde iba, Zapatero se ha unido a los políticos que buscan un sueldo extra escribiendo sus memorias como ya lo hicieron José María Aznar o Alfonso Guerra.

El segundo libro que os aconsejo es más un diario que una biografía. Se publicará el 12 de noviembre y es el tercer libro de Bridget Jones. Sí, sí, entiendo que es otro tipo de novela que no puede divertir más que un político enfrentándose a las exigencias de Bruselas pero es que los dos volúmenes anteriores me los he leído y os lo aconsejo, yo no puedo quedarme sin saber si Bridget se casa con Mark Darcy o no.

Sé que la situación económica en muchas casas españolas no está para comprarse dos libros, pero podéis compraros mejor el de Bridget Jones decantaros por uno solo. No sabría deciros cual es mejor, ambos deben ser maravillosos y ambos serán publicados por la Editorial Planeta, con lo que intuyo que esta empresa hará el agosto tres meses después. Espero haber aportado un granito de arena a este país recomendando lectura y activando la ilusión de los libros sobre la mesita de noche.



jueves, 19 de septiembre de 2013

Avivando el deterioro de los medios de comunicación

El periodismo cada vez se gana más enemigos. Desde hace diez años a atrás, la gente confiaba en los medios de comunicación. "Lo han dicho en la tele", "Lo he leído hoy en el periódico" o "Venía escuchándolo en la radio" se han convertido en las mofas de este nuevo siglo XXI. Ahora a la gente le da igual lo que digan en la tele, lean en el periódico o escuchen en la radio, lo que prima es lo que ellos creen o intuyen.


El periodismo escrito está siendo, hasta ahora, el medio en el que más creen los españoles. Y yo me pregunto ¿Cómo pueden ser capaces los directores de un periódico de publicar una imagen como la que os muestro? Pues sí, hoy el 'Ideal de Granada' ha decidido abrir su portada con una noticia que sin fotografía no tendría mucha repercusión. Pero claro, el mundo de la comunicación no está exento del marketing. "Si le ponemos una foto del muchacho atropellado lo mismo nos suben las ventas", habrán pensado. Lo mismo las ventas no es lo que sube, pero sí la publicidad a este medio de comunicación, otra opción que seguro han pensado también los altos cargos.

De verdad, me da mucha pena el deterioro de los medios de comunicación y de la creencia en la objetividad. Cuatro años formándome en una facultad de periodismo para salir a un mercado laboral ahogado de intrusismo, ERES, cierres y trabajos inmorales a cambio de un sueldo que, en la mayoría de los casos, no llega a los mil euros. Si al final de todo, el mayor deterioro de los medios de comunicación se provoca desde dentro.

martes, 10 de septiembre de 2013

Un guiño a mis recuerdos

No me gusta mirar hacia atrás si no es para agradecer lo que ahora soy. Pero nunca está de más echar la mirada a los años ya pasados para recordar todo lo que hoy no tienes, y hoy lo recuerdo todo como si estuviera allí, en Málaga.

Un día cualquiera me sonaba el despertador, solía ser bastante puntual para estar preparado e ir a clase. Tras arreglarme, hacer la cama, prepararme un bocata y esperar a mi querida Theresa porque “se había dormido un día más” bajábamos para ir a la facultad. Laura Molina era la encargada de darme dos toques para que todo estuviera milimétricamente planificado. La primera llamada perdida me la daba al salir de su casa y la segunda, me avisaba de que ya me tenía que bajar, al terminar el puente de la fuente de colores. Doblando la esquina de mi bloque aparecían las tres magníficas, Laura, Wendy y Lorena. En estos primeros minutos de encuentro ya empezábamos a hacer el ganso por la calle. Imitábamos a cojos o cantábamos flamenco en las primeras horas de la mañana.

La siguiente en unirse al viaje hacia la facultad era Alba. Nos “encargábamos” de avisarle con otro toque para que bajara, aunque eran tan importantes nuestras charlas por el camino que siempre se nos olvidaba. Parece que veo a Alba como salía de su portal con un zumo en la mano, también le gustaba ir con la hora pegada al culo.

Al llegar a la facultad los problemas crecían. “¿En qué clase nos toca hoy?”, nadie coincidía en la respuesta. Compañeros y Compañeras de Periodismo, he aquí la razón de que nuestro “grupi” se sentara siempre al final de la clase, no porque fuéramos malotes, es que siempre llegábamos tarde entre unos y otros.

En el aula y atendiendo ya estaba sentada en segunda fila nuestra Adela. Ella escuchaba en clase, pero hasta que no pasara la primera media hora no se quitaba la mochila. Nosotros, los rezagados, nos colocábamos en los sitios más escondidos posible e intentábamos atender (hay que decir que Alba se iba a las primeras filas, era una buena alumna). Pasados cinco minutos y tras ninguno entender nada de lo que se explicaba en clase, mirábamos a la fila de delante, allí se encontraba nuestra salvadora Ana Corpas. Esta es la amiga que más dinero se ha gastado en bolígrafos a lo largo de toda la carrera. Masticando chicle y sin levantar la cabeza de sus folios ella copiaba hasta los suspiros que los profesores gesticulaban. Tras 50 minutos de temario, Laura empezaba a comerse su sándwich a pequeños trozos mientras planificaba todos los puntos de su semana, Lorena me pedía agua (TODOS LOS DÍAS), Wendy hacía como que copiaba apuntes y Theresa jugueteaba con su Iphone.


Media hora después llegaba Rocío. Un poco perdida entre la multitud se sentaba con cualquiera que le hiciera hueco lo más cerca de la puerta posible. Intentaba pasar desapercibida pero no se daba cuenta que el sol daba en su magnífica carcasa del móvil y esos cristales de swarovski relucían en todo el aula. 

Otra compañera que debería de nombrar es la niña más pi-hippy, María Collado. Todo el que se sentaba a su lado empezaba a mirarse la suela del zapato. Había un olor raro, como si hubieras pisado aquello que dicen da buena suerte. No es que ella huela así, pero llevaba una mochila que olía así. Le había echado todos los productos del mercado, pero seguía oliendo a váter de bar mediocre.

La clase terminaba y nos íbamos a la cafetería. Allí llegaba Loles Peña con miles de fotocopias, apuntes y tropecientas cosas más que nunca sabíamos de donde sacaba. Nos mentía con que no había ido a clase porque había tenido tal reunión con tal profesor, pero todos sabíamos lo que le gustaba dormir a esta compañera y lo cómodo que era su sofá. Poco después, Eva también llegaba con sus ojos pegaditos. Le encantaba venir horas después a clase para restregarnos lo que iba a prepararse para comer, todos babeábamos.

Las últimas horas eran lo que más aprovechábamos en la facultad. Las clases con este horario estaban compuestas por risas tontas y contagiosas mientras planeábamos como salirnos del aula sin que se diera cuenta el profesor. Al final, entre la vergüenza de unos y la oposición de otros, todo el mundo se iba menos nosotros.

Acabo estos recuerdos universitarios con la hora de volver a casa, otra vez el camino de vuelta. Rezábamos para que nadie tuviera que llegarse al Mercadona, porque si no los demás teníamos que esperar en la puerta “por voluntad propia”. “¿Tenéis 50 céntimos para la taquilla?”, “Cógeme el bolso y espera fuera”, “Tardamos 5 minutos”, “Solo voy a coger pan” y ciertas frases que ya teníamos más que aprendido.

Y aquí termino este relato de mi vida diaria en la facultad, aunque mucha gente se preguntará: ¿Y VÍCTOR? ¿POR QUÉ NO SALE VÍCTOR EN ESTOS RECUERDOS?


Sencillamente porque no iba a clase, pero luego sacaba más nota que todos juntos. Esto es cosa de los Iluminatis ;)

PD: Me gustaría hacer también un guiño a los demás compañeros que también han compartido muchos momentos con nosotros. Álvaro, Nono, Elios, Carmen, Elvira, Amal, Rebollo, etcétera. 

martes, 25 de junio de 2013

"Centro de salud gratuito"

Quiero aprovechar las nuevas tecnologías para difundir lo que ocurrió ayer el Centro de Salud de Torredelcampo.

Una persona muy cercana a mí, embarazada de cuatro meses, fue a su segunda revisión de matrona al CENTRO DE SALUD DE TORREDELCAMPO. Tuvo que salirse de su trabajo para acudir ilusionada a esta cita y hasta la media hora no la atendieron porque desafortunadamente su matrona, con la que tenía la cita, no se encontraba. Al fin y al cabo no estuvo tanto rato en la sala de espera como se suele estar en este centro torrecampeño.



Pasó a la consulta con otro médico que no llevaba su embarazo y le pusieron la que antiguamente se le llamaba la "trompetica" o aparato para escuchar el latido del corazón del bebé. Con toda la tranquilidad del mundo le dijeron a una embarazada primeriza que no se escuchaba el latido del corazón de la pequeña, no sabían si era por la antigüedad del aparato o porque algo fallaba. A esto se le añade que la enfermera que acompañaba al doctor tranquilizaba a la paciente con: "Pues mi hija está también embarazada y se escucha perfectamente, qué raro". La embarazada comentó que hacía 20 días estuvo en un ginecólogo privado y estaba todo bien, que no hubo ningún problema. Se estaba empezando a poner muy nerviosa y muy preocupada (¿A ustedes no les pasaría lo mismo?). El médico, irónico, le preguntó que cuanto le costó la visita privada y la chica contestó ingenua con la cifra, tras unos segundos de silencio el magnífico doctor le comentó literalmente "Pues señorita, aquí está en un centro de salud gratuito" dejando ver que no pidiera más de lo que habían hecho ya y que si quería saber más que pagara una consulta privada. 

De inmediato la chica embarazada fue para Jaén a urgencias y la atendieron estupendamente, al final no había problemas con la pequeña, su corazón estaba perfectamente. Todo quedó en un susto que no supieron resolver. Desde el Hospital de Jaén preguntaron a la paciente que si no funcionaba la máquina del CENTRO DE SALUD DE TORREDELCAMPO, ¿Por qué no la mandaron a Jaén? 

En fin, no pongo nombres porque tampoco es el caso, solo que se difunda el trato que hay con los pacientes en el CENTRO DE SALUD DE TORREDELCAMPO y recordarle a este señor doctor que la sanidad pública no es gratuita, la pagamos todos. ¡Ah! y otra cosa... Si las embarazadas acuden a ginecólogos privados es porque vosotros no atendéis como es debido ni con los medios necesarios.

martes, 14 de mayo de 2013

¿De qué nos avergonzamos?


Más que una opinión o un comentario sobre actualidad esta entrada de hoy es un consejo. Una recomendación a un sector un poco castigado, en el que me incluyo, y del que no debemos avergonzarnos por pertenecer. Sé de buena tinta que os ha pasado esto que os voy a contar y no debemos avergonzarnos, repito. Seguro que te has encontrado con algún familiar o amigo que llevabas mucho sin ver y te ha hecho la temblorosa pregunta de “¡Cuánto tiempo! ¿Ahora a qué te dedicas? ¿Estás haciendo algo por la vida?”. A mí al menos me ha pasado y mientras me estaban formulando la cuestión mi mente buscaba en la base de datos de Respuestas Inútiles algo para no quedar mal ante esa persona. “Sí, estoy haciendo un cursillo online y preparándome biolorruso por mi cuenta. Además me he puesto a hacer deporte y le doy clases de comportamiento a mi perro”.

A ver, ¿De qué nos avergonzamos? Somos una sociedad altamente preparada, con carreras, cursos, mil años de prácticas en empresa con frescura y dinamismo, ¿Qué más queremos? No te ruborices al contestar que no haces nada porque no encuentras. No te sofoques al decir que has estado años y años estudiando y ahora te piden noventa y tres años de experiencia en el sector. Al revés, dilo alto y claro por si a alguien que pasa por tu lado le das tanta pena que te contrata, aunque sea, para bajarle a diario la basura.

No maquilles la realidad que para eso está el gobierno. No estás solo/a, hay más de 6 millones 200 mil personas como tú. Muéstrate como eres y con lo que haces, pero tampoco desistas que luego generalizan y nos tachan de vagos. Recuerda siempre que seremos desempleados pero no parados.  

martes, 26 de marzo de 2013

La Semana Santa no es un derroche económico


Es época de pasión. Es momento de devoción y seguimiento religioso que se cumple en gran parte del país, más concretamente en el sur. Este hecho hace que para otros, también llegue una época de duras críticas y ataques a los amantes de los tronos, palios, capirotes, velas y demás enseres que evocan al olor del incienso.

Muy lejos de mi opinión sobre la iglesia y sus alrededores y sin querer entrar en las ideologías personales de cada uno, prefiero destacar un positivo punto de vista que yo le encuentro a estas ‘sacrofiestas’ populares. Y es que no son pocas las burlas y murmuraciones que se dejan oír en esta semana de pasión.


Por un lado, encontramos las críticas hacia la religiosidad y estilo de vida de los seguidores y amantes de las procesiones. Este tema he comentado que no lo voy a tratar, cada cual puede hacer con sus creencias y vida lo que desee. Donde sí voy a entrar es en las burlas y comentarios desacreditados sobre el dinero que se pierde o derrocha en este mundillo religioso. Yo modificaría ese dato de ‘pérdida’ por otro como ‘movimiento económico’. Habría que analizar que la Semana Santa mueve mucho dinero de unos sectores a otros, actividad muy necesaria actualmente en este país. Son muchos los ámbitos que se ven aupados durante estos días de pasión. Peluquerías, tiendas de ropa,  restaurantes, transportes, bares y floristerías son algunos de los establecimientos más beneficiados de que la Semana Santa se celebre en sus alrededores. No hay ni que añadir el gran trabajo que le aparece a los trabajadores de los hoteles, tallistas, sastres, músicos, etcétera..

Me gustaría recordar que hay muchas otras fiestas en el país que también requieren mucho dinero a su alrededor y no les llegan tantas críticas, ¿Será que la religión es ahora un motivo de burla y retraso? Me estoy refiriendo, por ejemplo, a esas millonarias fallas valencianas, los lujosos carnavales canarios, las ferias o los multitudinarios sanfermines.

No me gustaría que os quedarais con la idea de que he criticado los anteriores eventos. Todo lo contrario, tan solo he puesto comparaciones de fiestas que aumentan el turismo y mueven el poco dinero que hay en nuestro país, que es lo que más necesita actualmente. Por ello, pido ‘compañerismo’ y divulgación al exterior de nuestras magníficas fiestas populares españolas.

jueves, 20 de diciembre de 2012

Cuatro rubias lucharán por las campanadas


La cita del año vuelve a acercarse y todos estamos como locos empezando a discutir con qué canal comenzar el año de bonito número, el 2013. No sé cómo serán vuestras noches viejas, pero la mía siempre se llena de anécdotas, la más repetida es discutir hasta las 23:59 el canal con el que comernos las uvas. “Canal Sur porque es nuestra tierra y sale este año la catedral de Jaén”, “Telecinco porque la Pantoja va a lucir palmito con el guapo de Paquirrín”; “Televisión Española porque es la cadena típica y la Igartuburu es el icono español de las campanadas y los puntos de eurovisión” y así un largo etcétera.

Lo cierto es que este año no hay muchas novedades ni sorpresas. Lo más divertido son las “preuvas” preparadas para el 30 de este mes en Neox. ¿Las protagonistas? Dos mujeres que la han liado mucho este año, una es Cecila la restauradora del Ecce Homo y la otra es Remedios Cervantes, aquella mujer que actúa por impulsos. Las demás cadenas se enfrentan en mostrar a la rubia más guapa y popular de la televisión. En televisión española nos toparemos con la tradicional Anne Igartiburu, en su octavo año en la puerta del sol, acompañada del actor Inmanol Arias, debutando. Yo habría apostado por una noche vieja reñida entre Anne y Mariló Montero, a ver qué salía de ese apareamiento. Pero claro, no estamos en Telecinco para este tipo de situaciones morbosas. Por otro lado, esta cadena de Mediaset  ha apostado por otra rubia, no de pelo en pecho, pero sí triunfante de la serie La que se avecina. Ella es Vanesa Romero, más conocida como Raquel en el conflictivo edificio. Estará acompañada por el pescadero Antonio Recio y Amador, dos de las grandes estrellas de la serie.

En la puerta del sol también estarán dando las uvas para Antena 3 Carlos Sobera y la tercera rubia en cuestión, Paula Vázquez. Esta cadena ha apostado por los dos presentadores de sus shows más populares del año, El número uno y Atrapa un millón. Para los que estabais acostumbrados a ver a Paula en bikini en la Isla de los famosos, en las uvas tendrá que abrigarse un poco más, porque no hará una noche muy cálida. La última rubita que luchará por el mejor share de la televisión en noche vieja será Sandra Sabater, copresentadora de El intermedio de La Sexta. El satélite de Wyoming estará acompañado de Alberto Chicote, contratado para ir controlando el cáterin de la noche. Todo lo que vaya viendo mal presentado o en dudoso estado, se lo comerá para no dar mala imagen de la cadena.

Para terminar comentaré que Canal Sur ha querido pasar de rubias no tontas, fuera enfados, y apostar por la guapísima Carolina Martín, presentadora de los informativos de la cadena andaluza. Le acompañará el presentador de Andalucía Directo, Modesto Barragán, personaje que no se habrá visto mejor acompañado en toda su vida.

Una lucha de cuota de pantalla en la que solo importa la sintonización del canal, porque en realidad nadie escucha ni ve todo el programa. Lo único importante es el momento de las campanadas y la explicación de cómo son los cuartos, momento en que año tras año, el 90% de los españoles nos equivocamos.